REJUVENECIMIENTO FACIAL

El proceso del envejecimiento es un proceso natural del cuerpo humano. 

Según Nature Medicine, a partir de los 34 años (edad adulta temprana) comienzan a detectarse los primeros signos de envejecimiento y en la etapa de los 60 años (edad media tardía) y los 78 años (vejez).

Donde más rápido empezamos a notar los efectos del envejecimiento es en la piel de nuestro rostro, presentando cambios y la aparición de: arrugas, flacidez y manchas.

Con el rejuvenecimiento facial sin cirugías se puede lograr corregir las imperfecciones para lucir un rostro radiante con una apariencia mucho más juvenil.

El o los tratamientos a realizar el rejuvenecimiento facial en cada paciente dependerán del diagnóstico de la piel, sus necesidades, si desea suavizar arrugas, contornear perfiles faciales o definir algunos rasgos. Algunos de los tratamientos que se usan para lograr un rejuvenecimiento facial son:

Peeling: también conocida como exfoliación Química o Dermoabrasión, sirve para tratar cicatrices de acné, manchas, melasmas, arrugas, queratosis solares, entre otros.

Plasma: Este tratamiento reactivará la regeneración celular y le dará vitalidad a tu rostro, escote, manos y el cabello también.

Radiofrecuencia: Es un tratamiento para tensar cualquier tipo de piel, reducir la flacidez de cualquier zona. Estimula la producción de colágeno y elastina a través de radiofrecuencia.

Toxina Botulínica: se trata de un fármaco que se inyecta en puntos estratégicos del rostro para tratar y minimizar las arrugas y líneas de expresión.

Ácido hialurónico: Este es un tratamiento para hidratar tu piel de forma profunda y te permite también darle forma a tus labios, quijada, ojeras y nariz.

Hilos tensores: Este tratamiento es el indicado para mejorar la flacidez de la piel y mejorar sin cirugía las arrugas en el rostro, cuello y escote.

Encuentra en la Clínica Antienvejecimiento estos y muchos más tratamientos para mantener la piel de tu rostro joven y radiante.